lunes, 27 de noviembre de 2017

EL ESTRES Y SU AFRONTAMIENTO

¿Por qué aguardas con impaciencia las cosas?
Si son inútiles para tu vida, inútil es también aguardarlas
Si son necesarias, ellas vendrán, y vendrán a tiempo

Amado Nervo


El estrés es una reacción adaptativo de nuestro organismo a las demandas del medio, no es perjudicial si disponemos de los recursos para afrontar la situación, sin embargo, cuando el estrés sobrepasa nuestros recursos de afrontamiento, cuando nos vemos desbordados, surgen problemas psicológicos (ansiedad, problemas de sueño, irritabilidad, problemas de pareja y en el trabajo, somatizaciones) y en general se produce un descenso del rendimiento y una sensación de incapacidad para hacer frente a los problemas.

Conocernos, saber parar, aprender a relajarnos, hacer una buena evaluación de la situación y de nuestros recursos, pueden ayudarnos a optimizar nuestra relación con el medio y mantener los niveles de estrés en posición de activadores beneficiosos.


ARTÍCULOS RELACIONADOS























EL ESTRÉS

El estrés es una respuesta general del organismo ante demandas internas o externas que en principio resultan amenazantes, consistiendo básicamente en una movilización de recursos fisiológicos y biológicos para poder afrontar tales demandas.


El estrés no es, en principio perjudicial, ya que ayuda a incrementar el rendimiento; sin embargo, un exceso en cantidad o calidad, produce el agotamiento del organismo, produciendo un deterioro del rendimiento y pudiendo incidir negativamente en la salud, siendo uno de los causantes de las enfermedades más comunes en la sociedad moderna.

Nos referimos a las exigencias de adaptación como factores estresantes, a los efectos que se producen en el organismo como estrés y a los esfuerzos para enfrentarse con las demandas (factores estresantes) como estrategias de afrontamiento (coping).



En general se asume que el estrés está determinado por la interacción entre las situaciones estresantes y las características personales relevantes. Esta interacción se produce primero en la percepción y valoración que hace el individuo de la situación y en segundo lugar de la valoración que hace de sus propios recursos para afrontar esa situación. Del resultado de esta interacción, dependerá tanto la intensidad de la respuesta del estrés como sus manifestaciones específicas. 



EFECTOS DEL ESTRÉS SOBRE LA SALUD



 

 




SUBPROCESOS QUE CONFIGURAN EL ESTRÉS


TIPOS DE ESTRESORES

Los estresores o situaciones desencadenantes del estrés se definen como cualquier estímulo externo o interno (físico, químico, acústico, somático o sociocultural) que de forma directa o indirecta desestabilizan el equilibrio dinámico del individuo. 


Existen ocho grandes categorías de estresores: situaciones que fuerzan a procesar la información rápidamente, estímulos ambientales dañinos, percepciones de amenaza, alteraciones de funciones fisiológicas (enfermedad, drogas), aislamientos y confinamiento, bloqueo de nuestros intereses, presión grupal y por último frustración.

Refiriéndose a los cambios psicosociales que pueden acontecer por estos estresores, Lazarus realizó una clasificación en cuatro tipos de desencadenantes del estrés:


Estresores únicos: hacen referencia a catástrofes y cambios dramáticos en las condiciones del entorno de las personas. Afectan a un gran número de ellas. Dentro de esta categoría se encontrarían las situaciones bélicas, terrorismo, víctimas de violencia, enfermedades terminales, situaciones de cirugía mayor, migración y desarraigo, catástrofes naturales y sucesos altamente traumáticos (divorcio, pérdidas familiares, etc). Tienen en común que el efecto traumático físico y/o psicológico se mantienen de forma prolongada. Estos estresores son los responsables de las reacciones de estrés agudo y pueden dar lugar al Trastorno de Estrés Postraumático. 


Estresores múltiples: Se trata de acontecimientos que pueden hallarse fuera del control de una persona, como la muerte de un ser querido, una amenaza a la propia vida, una enfermedad incapacitante, pérdida de empleo u otro tipo de acontecimientos que están fuertemente influidos por la propia persona, como el caso de divorcios, tener un hijo, someterse a un examen importante, etc. Estos estresores múltiples son los responsables del estrés crónico


Existe una serie de áreas de la vida de las personas que suponen alteraciones con una trascendencia vital, que son altamente significativos y por tanto fuentes desencadenantes de estrés. Estos cambios serían:

- La vida en pareja: matrimonial y extramatrimonial 

- Paternidad (dificultades paterno-filiales, enfermedad de un hijo)

- Relaciones interpersonales (disputas, relaciones difíciles con un jefe o vecino…)

- Ambito laboral (paro, jubilación, problemas académicos)

- Situaciones ambientales (cambio de residencia, inmigración)

- Ambito económico (manejo inadecuado de finanzas, cambio de estatus económico)

- Cuestiones legales (ser detenido, encarcelado, pleitos, juicios)

- Proceso evolutivo de las personas (pubertad, menopausia, “crisis de los cuarenta”

- Lesiones o enfermedades somáticas

- Otros tipos de estrés psicosociales (sufrir persecución, embarazo no deseado)

- Niños o adolescentes: malas relaciones con padres u hostilidad abierta, trastornos somáticos o mentales en miembros de la familia, intrusismo paterno-filial, insuficiente control paterno, situación familiar anómala


El padecimiento de varios de estos estresores tiene un efecto sumativo, pudiendo llegar a tener el mismo impacto que un estresor único. Los estresores múltiples actúan cambiando los patrones de comportamiento automatizados y manteniendo respuestas de estrés crónicamente hasta que se produce una acomodación a las nuevas condiciones.


Estresores cotidianos: Suponen pequeñas situaciones que pueden perturbarnos o irritarnos en un momento dado, se trata de alteraciones de las rutinas diarias como sufrir un atasco o quedarse sin dinero suelto. Hay que diferenciar dos tipos de estresores cotidianos:


- Las contrariedades que causan malestar emocional o demandas irritantes, que pueden ser problemas prácticas como perder algo, mancharse un traje, etc), sucesos fortuitos, como fenómenos metereológicos o rotura de un objeto o problemas sociales: decepción por parte de un ser querido o tener problemas familiares


Los estresores cotidianos son responsables de desencadenar procesos de estrés en un porcentaje estadísticamente mayor que el producido por los estresores únicos y múltiples.


Estresores biogénicos: actúan directamente sobre el organismo causando o desencadenando la respuesta de estrés. Estos estímulos evitan el mecanismo de valoración cognitiva y trabajan directamente sobre los núcleo elicitadores neurológicos y afectivos.

- De tipo exógeno: ingestión de sustancias: anfetaminas, fenilpropanolona, cafeína, teobromina, teofilina o nicotina o ciertos factores físicos como los estímulos que producen dolor, calor, frío extremo o estímulos auditivos de alta intensidad

- De tipo endógeno: cambios hormonales como los que ocurren en la pubertad, síndrome premestrual, post-parto o menopausia. 


ACONTECIMIENTOS VITALES POTENCIALMENTE ESTRESANTES


SALUD: enfermedad o lesión que ha sido
UCV
Muy grave
Medianamente grave
Menos grave
74
44
20
TRABAJO
Cambio a un nuevo tipo de trabajo
Cambio en sus condiciones de trabajo
Cambio en las responsabilidades laborales
Realizar cursos de formación
Problemas laborales
Reajuste de plantilla
Despido laboral
Jubilación
51
35
41
18
32
60
74
52
HOGAR Y FAMILIA
Cambio de residencia
Grandes cambios en condiciones de vida
Cambios en las reuniones familiares
Cambios en la salud o conducta de un miembro de la familia
Matrimonio
Embarazo
Pérdida de bebé o aborto
Nacimiento o adopción de un niño
Cónyuge que comienza un trabajo o deja de trabajar
Cambios en las discusiones con el cónyuge
Problemas con la familia directa o política
Divorcio de los padres
Nuevo matrimonio de los padres
Separación del cónyuge debido a trabajo o problemas matrimoniales
Hijos que abandonan el hogar
Familiares que vienen a vivir a casa
Divorcio
Nacimiento de nietos
Muerte del cónyuge
Muerte de un hijo
Muerte de padre o hermanos
40
42
25
55
50
67
65
66
46
50
38
59
50
79
42
59
96
43
119
123
101
PERSONALES Y SOCIALES
Cambio en hábitos personales
Comenzar o finalizar estudios
Cambio de escuela o centro de estudios
Cambio en las creencias políticas
Cambio en las creencias religiosas
Cambio en las actividades sociales
Vacaciones
Nueva amistad personal
Compromiso de matrimonio
Problemas en las relaciones personales
Problemas sexuales
Un accidente
Problema menor con la ley
Encarcelamiento
Decisión importante sobre el futuro
Importante éxito personal
Muerte de un amigo íntimo
26
38
35
24
29
27
24
37
45
39
44
48
20
75
51
36
70
ECONOMÍA
Pérdida importante de ingresos
Aumento importante de ingresos
Pérdida o daños en propiedades
Compra o adquisición importante
Pequeña compra o adquisición
Problemas con créditos o hipotecas
60
38
43
37
20
56

CÓMO MANEJAR EL ESTRÉS LABORAL

La Asociación Americana de Psicología (APA), ha realizado un informe en el que se identifican los factores que pueden causar estrés laboral. Entre ellos están: 


  • Bajo salario 
  • Excesiva carga de trabajo 
  • Bajas expectativas de promoción dentro de la empresa 
  • Trabajo poco estimulante 
  • Falta de clarificación en las tareas a realizar 
  • Demandas contradictorias 
  • Sensación de falta de control en las decisiones 


Las consecuencias a corto plazo de una situación de estrés laboral pueden ser: malestar físico y somatizaciones: dolor de cabeza, dolor de estómago, trastorno del sueño, irritabilidad, falta de concentración, etc. Si la situación se prolonga en el tiempo, pueden aparecer consecuencias más graves y persistentes para la salud como: ansiedad, depresión, insomnio, enfermedades cardiovasculares por debilitamiento del sistema inmunológico, etc.